1 de diciembre de 2016

Ejercito Demonios (I): Portadores de Plaga

     Como en muchas ocasiones he comentado ya, a mi lo que más me gusta del 40k actual son los poderes psíquicos. Me recuerdan a cuando yo empecé en 2ªEd. y la fase psíquica era tan parecida a la edición paralela de Fantasy, la 3ªEd, creo.

     Bueno, el caso es que los poderes psíquicos me encantan, y de todas las disciplinas la de Demonología Maldita la que más. A mi parecer es la que mejor representa el juego. Se supone que el universo se divide en la parte real y la del Inmaterium, y este está habitada por seres incorpóreos, materia pura que cuando un psíquico del universo real no tiene control sobre sus poderes uno de los mayores riesgos es que estos seres le dominen y sea poseído, dando lugar a un demonio.

     Y para poder invocar, necesito miniaturas de demonios. Hace unos años, exactamente en septiembre del 2010, las jugueterías Poly estaban liquidando el material de GW por la cancelación del contrato que tenían entre ellos. Y me hice con varias cajas de Portadores de Plaga de la época a muy buen precio, más que nada por afán coleccionista (una forma de justificar lo que era una ganga de precio aunque no supiera para que lo quería), y por si algún día me apetecía meter una escuadra de demonios en las lista de Marines Espaciales del Caos. Recordar que en el codex de 4ªEd. aún te dejaba llevarlos como opción del propio codex sin necesitar aliados. Eso cambio con el nuevo y actual codex, y además los celtistas aparecieron como una opción más barata en puntos y polivalentes, ya que disparan. Y esas minis acabaron en una caja, como tantas y tantas que todos tenemos en la montaña de plomo y plástico. Sin embargo, esta edición permitía invocar y recuperé las minis y muchas más de demonios que he ido a acumulando y que ya os iré mostrando en próximas entradas.

     En esta ocasión os muestro los demonios básicos de mi dios caótico favorito, Nurgle, pero he reunido unas cuantas minis de todos los dioses bastante  interesantes, incluso algunas very old que harán las delicias de los compañeros oldhammeros. Para el pintado simplemente seguí las instrucciones del tutorial de la White Dwarf número 88 de la edición española sin olvidar mi toque personal. Aunque las minis sean de Nurgle huyo de las tintas como único medio de pintado y que las minis parezcan salidas de una vertido tóxico o las deposiciones de un elefante tras un atracón de curry . Me gusta un acabado definido y más limpito. Sin más os dejo las fotos de estas minis:




    Una foto un poco más personalizada y en detalle del grupo de mando. Si efectivamente, perdí la mano del paladín que era una pieza independiente, así que cogí algún resto de la caja que quedase aparente y voilá, problema resuelto y un poco más de carisma a la mini, que nunca viene mal.



    Por último os dejo una foto en familia de la escuadra completa sobre las ruinas de un templo imperial, no hay nada como profanar los lugares sagrados del Imperio para que Nurgle bendiga las tiradas en batalla de la escuadra.



    Por si alguien tiene curiosidad la portada de la mencionada White Dwarf 88 os la dejo a continuación, si alguien quiere el tutorial que me escriba y vemos como hacérselo llegar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada